Explotar

«Explotar». No sé cómo explicarlo. Es… como llenarse de palabras por dentro. Como si éstas en realidad ocupasen un espacio físico. Como la espuma de una bebida con gas que está a punto de desbordarse del vaso cuando no esperas lo suficiente antes de seguir echando más. Todas ellas -las palabras- inconexas, ninguna consigue juntarse con otra para formar una frase coherente, aunque parece que todas tienen un hilo común.

Es un nudo en la garganta, en el pecho y el estómago. Y el ceño fruncido. Otro nudo más, supongo.

He querido continuar este texto que escribí —y dejé a medias— hace unos años, porque en él decía que la fotografía me salvaba, me deshacía todos esos nudos y podía volver a respirar.

Llevo la mitad de mi vida pegada a una cámara. Si me preguntaban sobre mí, no sabía definirme sin nombrar la fotografía.

Sin embargo, ahora mismo me siento en un bloqueo tan brutal que me he planteado hasta vender mi equipo fotográfico. Mi yo del pasado se estaría tirando de los pelos sin entender nada.

Escribía:

‹‹Es una sensación extraña. Y es una sensación de angustia. De querer gritar y no saber el qué. Y aunque me pare delante de un papel durante horas, todas esas palabras nunca llegan a tomar sentido. Lo maravilloso es que a través de una fotografía puedo explotar. Y lo puedo hacer en silencio o incluso, gracias a ella, consigo ordenar todo ese caos y explicar lo que me ocurre. No para hacerme entender por los demás, sino para entenderme de alguna forma a mí misma. Y de repente: paz.››

No sé en qué momento me perdí, no sé cuándo se estropeó el cable que conectaba todo en mi cabeza. No sé cuándo mi mirada dejó de ser capaz de ver fotografías en cualquier rincón. De repente no había luz, las sombras no eran ya de esas tan fotogénicas que me encantaban… Y no he vuelto a coger la cámara desde entonces.

¡Hola, mundo!

¡Hola! ¡Bienvenidos a oh!click! Llevo tiempo con ganas de volver a crear un blog y tener así un pequeño espacio donde compartir mis fotos, cosillas sobre fotografía, recursos, temas interesantes que me vaya encontrando… Vamos, que este blog no tiene una temática definida, pero casi siempre va a predominar lo visual a lo escrito, porque al final las imágenes son las que me mueven y me inspiran y con las que me siento más cómoda.

Espero que disfrutéis por aquí. Tomad asiento, poneos cómodos y pasad un buen rato.

¡Nos vemos pronto!