Vértigo

Quién no se ha puesto de espaldas al mar esperando a la ola.

A no verla venir, pero sabiendo que se acerca, que viene, que va a arrollarte. Que te arrastre a ti, y a todo lo que encuentre a su paso, hasta la orilla. Porque al final siempre está la orilla. Tosiendo salitre, sacudiéndonos la arena o con la piel erizada y sonriendo. Siempre se llega.

Pero el vértigo, sentir a ciegas la potencia con la que te alcanza esa espuma blanca… Pocas cosas arrollan con tanta fuerza.

Salta. Salpica. Recréate. Y crea olas. Que los mares en calma no existen…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.