Muro

No hacen más que repetirme que soy fuerte. En mi cabeza suena esa palabra, con eco. Y yo sigo haciéndome la fuerte cada vez que se me hace bola en el pecho, no puedo respirar y las bocanadas de aire son cada vez más grandes. Lo único que salen son lágrimas.

Ante el mundo soy un muro, impenetrable, que no siente, que no duele, que no llora.

Y todavía nadie sabe lo fácil que es derribar un muro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.